Rutas el Monte Buciero y el Faro de Caballo

el faro de caballo
El Parque Cultural Monte Buciero puede recorrer mediante 5 rutas de senderismo que te lleven a conocer el Faro del Pescador, del Caballo y de Santoña así como la carcel y un sinfín de parajes naturales de ensueño dentro de Cantabria. Sin duda, una experiencia inolvidable.

La ruta del Caballo

Este itinerario se denomina así por dar comienzo en el Fuerte del Mazo y terminar en el Faro del Caballo. En total, son 2,1 km de recorrido (4,2 km si se estima también la vuelta) y puede hacerse en solo una hora ya que es totalmente lineal y apenas acumula 100 metros de pendiente.

El Fuerte del Mazo tiene origen napoleónico y terminó de construirse en el año 1886. La ruta que lleva hasta el Faro del Caballo a través del Monte Buciero obliga al senderista a adentrarse en el interior del bosque y a recorrer el precioso cerro de la Atalaya.

En cualquier caso, es posible acceder a la ubicación de destino mediante dos rutas. La primera de ellas requiere una visita a la batería de San Felipe, desde la cual es posible disfrutar de unas panorámicas de la región absolutamente privilegiadas. La otra pasa por disfrutar de un paseo a través de Cuatro Caminos.

Debido a la escasa distancia de la ruta, incluso es posible realizar las dos a la vez en una misma excursión.

La ruta de los faros y los acantilados

Para muchos excursionistas, la más bella de todas, pero también una de las más exigentes que propone el Monte Buciero. Comienza y finaliza en el Fuerte de San Martín ya que consta de un recorrido circular. En total, son aproximadamente 12 kilómetros de distancia que pueden recorrerse, según la forma física del senderista, en un lapso de entre 4 y 5 horas.

Una de las principales ventajas de esta ruta es que ofrece la posibilidad de dejar el coche en un parking cercano al paseo marítimo y de estar en el punto de inicio en apenas unos minutos. Además, al ser circular, conecta con el itinerario del Faro del Caballo comentado anteriormente y con otros varios.

Las Baterías Baja y Alta de Galbanes, el Fuerte de San Carlos o la Peña del Fraile son algunos de los lugares de obligada visita durante el transcurso de esta marcha. El Polvorín del Helechal y el Mirador de Casablanca también merecen una mención especial. Sin duda, un espectáculo paisajístico que no deja indiferente a nadie.

La ruta de las culminaciones del Buciero

Esta es una de las pocas rutas de senderismo que propone el Monte Buciero cuya dificultad es bastante elevada. Da inicio en el Fuerte del Mazo y, al igual que la anterior, es también circular. Consta de 8,5 kilómetros de recorrido y de un desnivel superior a los 300 metros. En total, el tiempo medio necesario para realizarla es de casi 5 horas.

Es posible comenzarla desde varios lugares como, por ejemplo, el Faro de Santoña o el barrio del Dueso ya que ambos enclaves ofrecen buenos accesos al Fuerte del Mazo. Desde su recorrido es posible conectar si se desea también con las otras cuatro sendas. Tiene la peculiaridad de ser la única que se adentra en el valle de los Avellanos, un paraje natural de singular belleza y con mucha historia en tiempos de la ocupación napoleónica.

Ruta de la tradición napoleónica y pesquera

Una alternativa mucho más cómoda y sencilla que la anterior. Además, permite dejar el coche en el parking del faro de Santoña y también es circular. De hecho, da comienzo y termina en el Fuerte de San Martín y su recorrido tiene una extensión de 8,5 kilómetros de largo. La misma distancia que la anterior pero puede hacerse 2 horas más rápido, es decir, en 2 horas y 30 minutos, aproximadamente.

Gran parte de su recorrido pasa por el núcleo de Santoña y su propósito es el de permitir al excursionista descubrir las principales fortificaciones creadas durante la época de ocupación napoleónica y revelar su importancia durante ese lapso de la historia. En total, durante la ruta es posible contemplar dos polvorines, dos batería y tres fuertes.

Pero, además, es el recorrido ideal para conocer la tradición marinera de la villa de Santoña ya que también pasa por el puerto pesquero y por las principales industrias conserveras de la región.

El Camino del Salticón

La última alternativa que ofrece el Monte Buciero. Al igual que la Ruta del Caballo, este trayecto también es lineal y, además, extraordinariamente corto, motivo por el que se puede combinar con cualquiera de los anteriores. En concreto, consta de solo 525 metros contando solo la ida. Eso sí, aunque su dificultad sea baja, el desnivel acumulado en una distancia tan corta como esa es de 140 metros. Puede recorrerse en 20 minutos, aproximadamente.

Se puede acceder al Camino del Salticón desde la Alameda y hasta llegar al Fuerte del Mazo. Transcurre en su totalidad por un sendero casi oculto en mitad de un ecosistema de encinares relictos realmente bello.

En definitiva, el Monte Buciero es un paraíso para los amantes del senderismo y de los parajes naturales al aire libre debido a la gran variedad de rutas que alberga. Las hay de diferentes dificultades pero, en cualquier caso, permiten conocer en primera persona los encantos naturales de Santoña y del conjunto de Cantabria y la riqueza de su historia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *